¿Cómo evangelizar hoy en día?

A menudo me abruma un sentimiento al caminar por las calles de Madrid, cuando voy en el metro, o voy a comprar al supermercado. Hablo con el pescadero y me pregunto si tiene familia, si soñó siempre con trabajar cortando cabezas de rape, si cree que Dios existe o no, y si tiene seguridad en que va a ir a un buen lugar cuando su corazón deje de latir. Siento la urgencia, pero también noto ese obstáculo entre él y yo. ¿Cómo le hablo de Jesús? ¿Cómo lo hago? ¿Cuál es la mejor estrategia de evangelismo, o mejor dicho, de evangelización?

ryoji-iwata-ibavuzsjjto-unsplash

Alrededor de 3000 personas cruzando un paso de peatones en Shibuya, Tokyo, en Japón. Foto de Ryoji Iwata.

Al buscar libros sobre el tema, nos damos cuenta de que hay muchos autores que han escrito al respecto, y aunque a todos les parece funcionar una técnica en concreto y nos narran a veces las instrucciones a seguir al dedillo, la realidad es que no existe una que resulte “infalible”. Leo lo que Pablo escribió a los Corintios sobre el tema: “Después de todo, ¿qué es Apolos? ¿Y qué es Pablo? Nada más que servidores por medio de los cuales vosotros llegasteis a creer, según lo que el Señor le asignó a cada unoYo sembré, Apolos regó, pero Dios ha dado el crecimiento Así que no cuenta ni el que siembra ni el que riega, sino solo Dios, quien es el que hace crecer. El que siembra y el que riega están al mismo nivel, aunque cada uno será recompensado según su propio trabajo. En efecto, nosotros somos colaboradores al servicio de Dios; y vosotros sois el campo de cultivo de Dios, sois el edificio de Dios. Según la gracia que Dios me ha dado, yo, como maestro constructor, eché los cimientos, y otro construye sobre ellos.” 1 Corintios 3:5-10

Leyendo esto, se podría decir que una posible definición de evangelismo es que se trata de una gracia, un regalo que Dios nos da para aunar fuerzas junto a Él en la misión de alcanzar a todo el mundo, a cada grupo de la sociedad (Mateo 28:19). Por lo tanto, si es un don, significa que el Espíritu Santo se alía con cada persona para manifestarse de diferentes formas y con diferentes estrategias. Porque al igual que no hay dos dones de enseñanza iguales, ni dos dones pastorales iguales (aunque sí un mismo corazón) tampoco hay dos formas de evangelizar iguales.

A todo ello se le suma el hecho de que la sociedad avanza, junto a su pensamiento, su razonamiento y opinión sobre el bien, el mal, la vida y la muerte y la espiritualidad. Por lo tanto, y ya que vivimos en un mundo en movimiento y nuestro Creador es dinámico y activo (no cambiante), nuestros métodos deben evolucionar; eso sí, sin cambiar el mensaje.

Pero me falta tiempo. Investigar esas técnicas y darles un aire fresco implica horas de dedicación, y entre el trabajo, mi familia, y mis responsabilidades, no me quedan más minutos en el día. ¿Cómo lo hago?

Y ¿por qué no empezar con una simple conversación con mi vecino? Quizá no puedo apartar tiempo para pasarme una tarde entera evangelizando en un parque, pero sí que puedo añadir diez o quince minutos a la cita de las seis para cortarme el pelo y hablar un rato con mi peluquera, o quedarme unos minutos extra después de clase y charlar con uno de mis compañeros. ¿No?

Y en eso RZIM Academy sí puede ayudarte. Porque todo el mundo tiene preguntas. Yo las tengo. Y aunque pueda usar una u otra técnica de evangelización, la realidad es que todas las personas tienen y tendrán preguntas. ¿Soy capaz de contestarlas de una forma que les lleve a Jesús?

¿Cómo guío una conversación con alguien que me dice que creer en Dios es para débiles? ¿Debo contestar una pregunta controversial? ¿Cómo respondo a una acusación como “¿Cómo voy a creer en un Dios que me odia?”?

Los módulos de RZIM Academy están diseñados para que todo el que lo desee pueda prepararse para tener conversaciones que lleven a Jesús. Sea de la denominación que sea, tenga o no preparación teológica previa.

No es “el método”, o “la técnica” de evangelización; es una herramienta que te equipará mejor para tu día a día, para tu crecimiento incluso al profundizar en los distintos temas que propone. Y de eso se trata, día a día, paso a paso, traer las buenas noticias de Jesús a todas las personas que están a nuestro alcance. El todo me abruma, pero ¿mi vecino? Sí que puedo cuidar de mi vecino.

“Nadie puede hacerlo todo, pero todos podemos hacer algo” Gill Scott-Heron

 

Noemí Navarro.

 Responsable de gestión de RZIM Academy en español

 

 

Si quieres probar el Módulo General, puedes apuntarte a la semana de prueba gratis y descubrir cómo mejorar tus conversaciones diarias con personas que aún no conocen a Jesús.